Emotivos Anónimos (EA) es una organización de Doce Pasos. Su programa de recuperación fue adoptado de Alcohólicos Anónimos pero adaptado para personas con problemas emocionales. EA está compuesta por personas que asistimos a las reuniones para caminar juntos por el sendero de la recuperación de nuestros problemas emocionales. Los miembros de EA procedemos de diferentes ambientes, somos de edades diferentes, y pertenecemos a ambientes culturales, sociales y económicos muy distintos. En EA todos son bienvenidos el único requisito para ser miembro es el de tener el deseo de llegar a ser una persona emocionalmente saludable. Hemos descubierto que nadie es único en los problemas o enfermedades que está sufriendo. La incapacidad para enfrentarse con la vida puede afectar a gente de todas las edades y de toda clase social. Los problemas emocionales no discriminan por edad, sexo, religión, raza, ingresos económicos ni posición social. Nosotros hemos venido a EA, quizás simplemente porque la vida era incómoda y buscábamos un camino mejor. Quizás nos encontrábamos en las profundidades de la desesperación, quizás en terapia, o incluso hospitalizados. Quizás nos encontrábamos en la dependencia de un medicamento, droga o alcohol.

Nuestro programa ha obrado milagros en la vida de muchas personas que sufren diferentes problemas tales como: depresión, ansiedad, dificultades en sus relaciones con los demás, dolor emocional, angustia, escasa autoestima, sentimientos de pánico, miedos irracionales, ira, resentimientos, celos, culpabilidad, desesperación, agotamiento, tensión, aburrimiento, soledad, obsesiones, negativismo, preocupaciones, conductas compulsivas y otros síntomas de malestar emocional.

Emotivos Anónimos no es un programa profesional. Nuestras reuniones no son conducidas por doctores, terapeutas, trabajadores sociales ni cualquier otro profesional. A las reuniones de EA pueden asistir profesionales, pero únicamente con el fin de tomar parte en el programa de recuperación, y nunca para dirigirlo en su capacidad profesional. Los miembros se alternan en la dirección de las reuniones, debido, principalmente, a que todos nosotros somos iguales y ninguno es más importante que otro.

En nuestras reuniones hablamos de nuestro programa buscando la manera en que nos ayudará a recuperamos. No discutimos acerca de asuntos religiosos, políticos nacionales o internacionales, ni de otros sistemas de creencias. EA no cuenta con una opinión acerca de asuntos externos a su programa; de igual forma, que no se opone ni recomienda ninguna terapia, medicación o terapeuta. Es decisión del miembro el contratar ayuda profesional, ya que nosotros sólo ofrecemos nuestro programa.

Como programa anónimo que es, EA respeta la confidencialidad de sus miembros, identificándonos tal solo con el nombre sin apellidos; Además en EA podemos hablar con total libertad al saber que todo lo que se habla en una reunión allí mismo se queda y no se le comenta a nadie. Como programa espiritual que es, pone un énfasis especial en un Poder Superior. El programa no nos indica en que o en quien tenemos que creer, es decisión de cada uno determinarlo por nuestra cuenta. La experiencia nos enseña que el programa de EA le resulta tan útil a los que tienen creencias religiosas como a los que no las tienen, a los que pertenecen a alguna religión como a los que no pertenecen a ninguna. Mucha gente de religiones diferentes, así como agnósticos y ateos pertenecen a Emotivos Anónimos.

EA proporciona un ambiente cálido y acogedor en el que hablar de nuestras experiencias sin miedo a la crítica. En las reuniones semanales los miembros comprueban que no están solos con sus problemas. Cada uno de nosotros podemos tener síntomas diferentes, pero las emociones que están detrás de los mismos son idénticas o muy semejantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *